Bienvenido.

El alma dice lo que la boca no se atreve; y en este espacio he decidido desnudarme el alma para hablarle al amor y a lo que con él llega o deja de llegar. Amor: Hermano, amigo, rival, tirano; en estas líneas te escribo...

Visitantes

Seguidores

jueves, 13 de noviembre de 2014

OLVIDO

A veces te encuentro,
sentada en la ventana que se negó a olvidar,
esgrimiendo una sonrisa que ilumina todo,
que todo lo enciende y lo pone a funcionar.

A menudo te encuentro haciendo malabares,
revolviendo mis sueños con tu mirar;
y te escribo paisajes, y te creo nuevos mundos,
y de nuevo me vuelvo a enamorar.

En ocasiones te encuentro
deambulando los rincones,
entreteniendo mis ganas de olvidar.

Y vuelvo a recordarte
y me vuelvo a hundir en el lodo,
y te extraño y te amo
y de nuevo me vuelvo a quebrar.

En ocasiones te encuentro,
y en ocasiones te amo;
en ocasiones te odio y te vuelvo a olvidar;
en ocasiones llega el silencio
y en ocasiones cuesta respirar.

En ocasiones, amor,
también me contengo
tratando de forzarme de vuelta a la realidad.

Y lo odio todo
y lo olvido todo
y lo dejo todo para continuar
y entonces llega el silencio
y regresa el caminar.

A veces te encuentro, mujer de ensueño
andando los pasillos que te vieron caminar;
encendiendo todo, desvelando olvidos,
abrazando sueños que no quisieron claudicar.

A veces te encuentro olvidando olvidos,
regresándome las ganas de no olvidar;
y lo olvido todo, dejando atrás el olvido,
recordando que a pesar de todo,
no te puedo olvidar.

martes, 4 de noviembre de 2014

ADIÓS

Descubríamos ilusiones
a cada paso, en cada letra, a cada mirada furtiva
como incendiándonos de colores,
en un vapor que no termina.

Y volvíamos a hacernos daño,
como hechizo de amor que no fluía,
como rictus de dolor,
como corazón que se le clava una espina.

Desnudábamos corazones
en cada intento por acallar las frases dichas,
como tratando de desdecirnos,
como diciendo adiós,
como abriendo una herida.

Y volvíamos  desnudarnos el corazón,
mostrando una grieta que dolía,
una grieta que apresuraba el paso,
como haciéndose a la labor de resquebrajarnos la vida.

Despedíamos ilusiones,
como desgranando los brotes nuevos que crecían,
ahuyentando sensaciones que no se quedaban,
que no despertaban al  nuevo día.

Y volvíamos a dudar de encontrarnos en el mismo lugar,
en la misma colina; en la barra de algún bar,
o en medio del vendaval
que arrasaba nuestra tranquilidad,
nuestra llovizna.

Y así claudicábamos las ganas de abrazarnos la vida,
ausentando corazones que, cansados de soñar,
se rompían a borbotones.

Y así nos hacíamos a la mar,
a la vera de un silencio
que no dolía, sino mataba en silencio
las ganas de amar el mismo sueño.

Y te volvía a olvidar,
y me olvidaba de mí,
de nuevo.

viernes, 31 de octubre de 2014

VACIO

Llenar los bolsillos de soledad,
como llenando las noches de hastío,
como llenando los sueños de nostalgia,
como llenándome las suelas de sueños vacíos.

Llenar los bolsillos de ausencia,
de notas delicadas de caricias sin destino,
que de pronto se vuelven solitarias,
que de pronto se olvidan de mi olvido.

Llenar los bolsillos de silencio, de vacío, de entrecejo;
llenar los rincones, las grietas, los cajones;
llenarlos, entregarlos, vestirlos.

Llenar hojas de papel con tanta soledad
que duela el alma, que duela el corazón,
que duela el orgullo de tanto faltar.

Llenar las raíces,
llenar las directrices,
llenar las alas
y las cicatrices.
Llenarse.

Llenarse el alma de nada,
como esperando que venga la luna a vaciarla,
llenarse de silencio y de calma,
llenarse los vacíos de nostalgia.

Llenarse,
llenarse los huecos de desastre;
llenarse,
como llenándose el presente de nadie.

Llenar los bolsillos de soledad,
de ecos vestidos de castigos;
como castigando soledad,
como llenando las arcas de olvido.

Llenarse los bolsillos, las arcas,
los escondrijos;
llenarse el alma, el corazón,
el sueño y el destino,
llenarlos de vapor.

Llenar los bolsillos de soledad,
como llenando las noches de hastío,
como llenando los sueños de nostalgia,
como llenándome las suelas de sueños vacíos.

Llenar los bolsillos de ausencia,
de notas delicadas de caricias sin destino,
que de pronto se vuelven solitarias,
que de pronto se olvidan de mi olvido.

Y así te olvido,
llenándome de vacío...

martes, 28 de octubre de 2014

FASCINACION (reeditada)

Siempre encuentro la manera de fascinarme contigo,
O mejor dicho, encuentro la manera de fascinarme en ti; 
Porque es sólo estando en ti que uno puede descubrir todas las 
Fascinantes cosas que tienes para compartir.

Y no importa lo que hagas, o lo que digas, o lo que dejes de hacer, o de decir;
Cada una de tus cosas me fascina, o mejor dicho, 
Me hace fascinarme en ti.

Y es que no es algo específico, algo en concreto, algo que pueda definir;
Es realmente toda tú, todo tu concepto, todo eso que me hace sentirte como sueño,
Como ilusión, como destino por vivir.

Siempre encuentro la manera de fascinarme contigo, 
Y tú encuentras siempre la manera de encontrarte fascinante para mí.
Y es entonces que te quiero y te escribo y te extraño,
Y es cuando hago todas esas cosas locas para poderte sentir.

Y te encuentro fascinante,
y te encuentro diferente,
y te encuentro desafiante,
y te encuentro encantadora.

Y en cada encuentro, me encuentro fascinado
ante tanta imagen fascinante de tu piel, de tu pelo,
de tus ojos, de tu aurora.

Y no importa lo que hagas, o lo que digas,
o lo que dejes de hacer, o de decir;
Cada una de tus cosas me fascina, o mejor dicho, 
Me hace fascinarme en ti.

Y así te encuentro,
en cada realidad que me invento,
en cada sueño que me haces vivir,
en cada fascinante encuentro.

Y te encuentro,
como dejando de sentir,
como dejando de ser silencio,
como haciéndome sentir la mayor fascinación
de cada fascinante encuentro.

Y te encuentro.

viernes, 17 de octubre de 2014

CONVERSACIONES CONMIGO

No permitas que la noche te ennegrezca, 
Que no alente tu paso.
No permitas que su obscuridad te domine,
Mas te motive a ser llama que ilumine,
Que caliente, que sirva de guía.

No permitas que el frío te desmotive, 
Que no te quite el hambre de triunfar. 
No dejes que la soledad te aprisione, 
Que te haga esclavo de la imposibilidad.

No cedas ante los problemas,
No des tu brazo a torcer ante la calamidad;
Lucha por lo que quieres, 
Por eso que calienta y alienta tu humanidad.

No dejes que la rutina y el desinterés  
Se apoderen de tus sueños y tus ganas de volar.
No dejes paso a la desesperanza,
No cortes tus alas, 
No desistas.

Abre los ojos,
Abre los brazos, 
Abre el alma y el corazón.

Permítete ser frágil 
Y sobre todo, 
Date la oportunidad de amar. 
No hay peor vida 
que la que se vive en soledad.

Abre los ojos,
Abre los brazos, 
Abre el alma y el corazón.

Permítete ser humano y ser limitado.
Date cuenta que no eres mejor que los demás,
acepta que siempre necesitaras de alguien mas.

No permitas que nadie pase sobre ti,
Exige lo que te corresponde y levanta la voz.
Despierta, que nadie ha vivido estando dormido.
Haz que tus sueños se hagan realidad.

No permitas que la realidad te despierte por completo,
Mas no dejes que te adormezca los sentidos;
Que no te vuelvas impasible al sufrimiento de otros
Y que entiendas que dando se obtiene más.

No permitas que la desidia 
corroa tus ganas de ser viento,
No desistas, no des paso al silencio;
Y sobre todo, 

Escribe, escribe mucho,
Escribe todo;
No dejes de escribir el sentimiento.
Escribe la razón y la sinrazón,
La caricia y el deseo;
Escribe el alma, el corazón,
El cuerpo, el intelecto.

Escribe,
No dejes nunca de hacerlo, 
Escribe hasta que se acabe la vida,
Hasta que se te acaben los ojos
Hasta que se te acaben los dedos.

Escribe, 
Escribe el mundo entero.