Bienvenido.

El alma dice lo que la boca no se atreve; y en este espacio he decidido desnudarme el alma para hablarle al amor y a lo que con él llega o deja de llegar. Amor: Hermano, amigo, rival, tirano; en estas líneas te escribo...

Visitantes

Seguidores

lunes, 27 de noviembre de 2017

VOLVEMOS

Volvemos
con los sueños descubiertos,
con los brazos extendidos,
con el corazón latiendo.

Volvemos
como tratando de ser destino,
como olvidando que estamos muriendo,
como olvidando que estamos malheridos.

Volvemos
e intentamos hacer caminos
de los horizontes desdeñados,
de los poemas más dolidos.

Volvemos,
pronunciando el verso callado,
mencionando el nombre prohibido,
destronando los miedos más temidos.

Volvemos,
y nos hacemos de nuevo roce
y nos hacemos de nuevo beso
y nos hacemos de nuevo rocío.

Volvemos
como sintiendo lo mismo de antes,
como si nunca hubiéramos emigrado,
como si nunca hubiéramos partido.

Volvemos,
Tratando de hacer negocio
de los suspiros convenidos,
de los ratos de ocio,
de los atardeceres vividos.

Y volvemos,
como volviendo de un dulce sueño,
como despertando de un viejo olvido,
como deshaciendo un dolor reprimido.

Volvemos,
regresamos,
recordamos,
repetimos.

Y nos hacemos viejos
intentando regresar a ser lo que antes fuimos,
intentando imaginar una vida sin castigo,
intentando desterrar el hartazgo, el miedo, el dolor sentido.

Y volvemos,
y nos quedamos,
y nos movemos,
y nos hacemos nido.

Y volvemos,
como tratando,
como logrando,
como si nunca hubiéramos existido.

Volvemos, amor.

martes, 14 de noviembre de 2017

TAL VEZ

Tal vez no eras tú,
porque simplemente no era yo;
porque tal vez no éramos nosotros
los que debíamos ser,
los que debíamos estar.

Tal vez lo nuestro estaba destinado a ser,
pero sólo por unos breves momentos,
tal vez solamente era nuestro ese porvenir
que duraba unos segundos.

Tal vez no te perdí,
tal vez fuiste mía cada segundo de ese minuto;
tal vez tuyo fui,
tal vez fue nuestro sólo el intento.

Tal vez no éramos promesa de amor,
ni éramos sentimiento eterno;
tal vez lo nuestro era decirnos adiós
para después levantar el vuelo.

Tal vez no eras tú,
porque simplemente no era yo;
porque tal vez no éramos nosotros,
porque de nosotros no era el ser.


Tal vez no eran nuestros besos,
tal vez nuestro destino era el ayer;
tal vez lo nuestro era ser
solamente camino y no querer.


Tal vez no estábamos unidos,
tal vez este sueño era sólo mío;
tal vez quería que me quisieras
de la misma forma en que te legué a querer.

Tal vez no eras tú,
porque simplemente no era yo;
porque tal vez no éramos nosotros
los que debíamos ser,
los que debíamos estar.

Tal vez lo nuestro era colindar,
coincidir,
brillar
y desaparecer.

Tal vez...










viernes, 29 de septiembre de 2017

ENCONTRARNOS

Encontrarnos
entre las cosas que dejamos arrumbadas
en aquellos rincones del alma.

Encontrarnos
entre los resquicios de un cuento de amor,
entre los sueños que yacían inertes, carentes de razón,
de invitación a hacerlos presentes,
aunque los tuviéramos de residentes en la habitación.

Encontrarnos
entre las cicatrices,
entre el perfume de meretrices,
entre las flores recién cortadas
de una historia de insulsos vituperios que no hieren,
ni matan, ni mueren.

Encontrarnos
entre la naturaleza yerta y la viviente,
la que encanta y embelesa,
y la que nos obliga
a retirarmos de la gente.

Encontrarnos,
a pesar de todo,
a pesar de ti y de mí;
encontrarnos porque no había más remedio,
no había otra excusa de ponerle principio a un fin.

Encontrarnos,
a pesar de todos los intentos por ignorarnos,
a pesar de la cicuta y las pasiones,
a pesar del sueño de amar otros amores.

Encontrarnos,
porque nada más se puede hacer,
porque la noche parece encontrarnos
detrás de las razones que tuvimos
para no encontrarnos.

Encontrarnos,
sabiendo que nada volverá a ser igual,
que nada es lo mismo,
que todo lo que pensábamos lograr ha cambiado,
se ha tornado difuso, turbio, obtuso.

Encontrarnos,
porque todo lo que veníamos haciendo nos preparaba,
porque todos los errores cometidos nos enseñaban,
porque estábamos destinados a encontrarnos.

Encontrarnos,
porque era lo único que podíamos hacer,
porque no había marcha atrás,
porque nuestro otro destino era desaparecer.

Y a pesar de no entender,
debíamos encontrarnos...



viernes, 4 de agosto de 2017

LLENARSE

Llenarse de ilusión,
como llenándose de sentimientos,
como llenando el corazón
con historias de un te quiero.

Llenarse de pasión,
como llenando cada rincón,
cada instante,
cada deseo.

Llenarse las ganas,
llenarse las manos,
llenarse las entrañas.

Llenarse de caricias
cada poro del cuerpo,
cada centñimetro de piel,
cada partícula del viento.

Llenarse el cuerpo,
como quien llena el querer,
como quien llena el haber
con brasas de un mismo fuego.

Llenarse las manos de obras,
llenarse de acción;
llenarse los labios de intención
de llenarse el resto del cuerpo.

Llenarse todo,
llenarse absolutamente,
llenarse por completo

Llenarse como llenando vidas,
como curando heridas,
como salvando intentos.

Llenarse todo,
llenarse entero,
llenarse por completo.

Llenarse cada canción
con acordes que suenan
a recuerdo.

Llenarse todo,
llenarse entero,
llenarse por completo.

Llenarse cada vacío falto de amor
con fragmentos que no se rompan
al primer intento.

Llenarse.

sábado, 20 de mayo de 2017

JUGAR A AMARTE

Me gusta jugar a amarte,
jugar a besarte el cuerpo.
Me gusta jugar a desnudarte,
jugar volar,
a que te hago tocar el cielo.

Me gusta jugar a amarte,
jugar a que puedo acariciar tu pelo;
jugar a quitarte la calma,
mientras mis dedos juegan a tocarte el deseo.

Me gusta jugar a amarte,
jugando a ser,
jugando a estar,
jugando a imaginar que te tengo.

Pues me he cansado de tanta soledad,
me he cansado de tanta eternidad sin tus besos;
pues me he cansado de obligar a estas manos
a limitarse a sólo escribirte versos.

Me gusta jugar a amarte,
amándote en soledad,
amándote en silencio;
amando los deseos de volar,
de llenarte el alma,
el corazón, el cuerpo.

Me gusta jugar a amarte,
jugar a que te puedo abrazar;
llenarte el cuello de mi aliento,
los hombros, la espalda,
la mirada, la ansiedad.

Me gusta jugar a amarte,
aunque amarte no sea un juego;
aunque sólo desee amarte de verdad,
haciendo realidad cada anhelo;
haciendo realidad cada beso,
cada abrazo,
cada anhelo de amar.

Me gusta jugar a amarte;
ven, vamos a jugar.