Bienvenido.

El alma dice lo que la boca no se atreve; y en este espacio he decidido desnudarme el alma para hablarle al amor y a lo que con él llega o deja de llegar. Amor: Hermano, amigo, rival, tirano; en estas líneas te escribo...

Visitantes

Seguidores

jueves, 10 de abril de 2014

HORAS

Las horas pasaban lentas, 
como desiertas, 
como lejanas;
como retrasando el tiempo 
en el que veo de nuevo tu cara.

Las horas pasaban lentas, 
como aguantándose las ganas,
como intentando desnudar al tiempo, 
como seduciendo los silencios de mis ganas.

Las horas pasaban lentas, 
como atrincherándose, 
como envolviéndose 
entre las notas de las cigarras,
como encaramando escuetos colores del alma.

Y así las horas pasaban, 
como pasando sin dejar huella,
como ardiendo en fuegos de amor,
como perdiéndose entre olas y estelas.

Y así las horas pasaban, 
lentas, 
como retrasando un temporal,
como destiñendo un alma a tientas.

Las horas pasaban lentas,
como desiertas, 
como lejanas,
como aludiendo a un pasado
que no se terminaba.

Las horas pasaban lentas,
como apelmazándose en el alba,
como haciendo con su pereza
nuevas horas que atrasaban la calma.

Las horas pasaban lentas 
y yo queriendo apresurarte el alma...



domingo, 30 de marzo de 2014

OLVIDANDO

Como recordando un pasado olvidado,
como recordando el deseo perdido,
como recordando los sueños empeñados
a vivir un pasado de olvido.

Como haciéndonos pequeños,
como haciéndonos olvido,
como intentando tomarnos las manos
intentando olvidar el olvido.

Recordando recuerdos perdidos,
como recordando que no hay más que llano
Rocordando que no hay más recuerdos
que los recuerdos contigo.

Recordando recuerdos de amor olvidado,
de amor a destiempo,
de amor sin olvido;
recordando que te necesito tanto,
que tanta falta me hace tu cuerpo junto al mio. 

Y aquí estoy, 
recordándote tanto,
que tanto recuerdo pareciera olvido;
olvidando que te recuerdo tanto,
u olvidando que simplemente 
no te olvido.

jueves, 20 de febrero de 2014

TE ENCUENTRO

Encontrar cada paso, encontrándonos de paso,
como haciendo encuentros nuevos,
como fundiéndonos en un abrazo.

Encontrar cada intento
como de nuevo intentando,
como intentando encontrarnos de nuevo en un abrazo.

Encontrar cada sueño, como soñándonos de nuevo,
como tratando de soñarnos,
como soñando nuestro encuentro.

Encontrar cada beso,
como besando cada encuentro;
como haciendo nuevos los deseos
de besarnos hasta el sueño,

Encontrar cada mirada,
como mirando cada escapada,
como tratando de escapar
a versos y miradas.

Y así te encuentro,
en cada paso, en cada intento,
en cada sueño, en cada beso.

Te encuentro en cada paso y cada mirar,
en cada escape y en cada suspirar.
Te encuentro.

Y así te vuelvo a encontrar,
como intentando olvidar intentos pasados;
como intentando escudriñar un nuevo intento
y no un nuevo fracaso.

Y te encuentro en cada sentimiento encontrado,
como intentando intentar
un nuevo intento de tu mano.

Y te encuentro,
y te intento,
y te vuelvo a mirar
intentando un nuevo intento,
una nueva caricia de amar;
un  nuevo intentar dejar atrás el pasado.

Encontrar cada paso,
como encontrándonos de paso,
como haciendo encuentros nuevos,
confundiéndonos en un mismo respirar;
como fundiéndonos en un mismo abrazo.

Te encuentro...

IMAGINARTE

Me gusta imaginarte entre la gente,
inventando mundos que se crean y colapsan,
que se vuelven guijarros en lontananza,
que se mezclan y se lanzan al agua haciendo aros.

Me gusta imaginarte entre la gente,
escudriñando destinos que poco a poco se disuelven,
que se mueren de súbito,
que de súbito germinan y florecen.

Me gusta imaginarte entre la gente,
acortando distancias que poco a poco se respiran,
que se esquivan de a poco,
esquivando el presente.

Me gusta imaginarte,
como recordando un pasado,
como imaginando un futuro,
como amándote un presente.

Me gusta imaginarte,
entre la gente,
entre los viejos cuadros
y los candelabros resplandecientes.

Me gusta imaginarte entre la gente,
como imaginándote despertando
a aquellos sueños que tanto reviven y tanto abrazan,
que tanto se rompen y se estrellan
y se entrelazan.

Y me gusta imaginar tus sueños,
versos de añil y encanto;
que de a poco me van construyendo,
que de a poco me continúan enamorando.

Y me gusta imaginarte sonriendo,
imaginando que me abrazas
y reparas el quebranto,
y me sirves de alimento,
y te amo tanto.

Y te amo tanto...

miércoles, 8 de enero de 2014

HÁBITOS

Habitábamos la misma sepultura, 
Como habitando manos,
Como habitando sueños,
Como habitando las ganas de una nueva atadura.

Habitábamos encuentros pasados,
Encuentros de cielos,
Encuentros de cantos sinceros.

Habitábamos los recuerdos de un nuevo intento 
perdido en el intento de un nuevo suelo,
Como habitando el peñasco de amor,
Que escalábamos en cada beso.

Habitábamos los cantos,
Los sueños,
Los besos;
Habitábamos la pasión de cada abrazo,
De cada caricia,
De cada embeleso.

Habitábamos los pasos,
Esos que nos llevaban a perdernos;
Habitábamos el corazón,
Como habitando cada uno de los sentimientos.

Y yo te habitaba, mujer de sinrazón,
Mujer de perla blanca,
Mujer de cielo;
Y habitaba las marcas 
que habían dejado a su paso otros besos.

Y tú me habitabas,
Mujer de ilusión,
De manos tersas y besos sinceros;
Como habitando la intención 
De no habitar más otro suelo.

Y así, nos habitábamos,
Como intentando habitar el silencio,
Como intentando habitar un gemido,
Una canción, una carta, un anhelo.

Y así nos habitábamos, 
Mujer de noche y corazón;
Tratando de olvidar noches amargas,
Heridas y lamentos.

Habitábamos nuevas esperanzas
De habitarnos completos,
Como habitando antiguas usanzas,
Como habitándonos los sueños.

Habitábamos llamaradas intensas,
Que quemaban hasta los carrisales,
Como habitando pasiones nuevas,
Como habitando nuevos amores.

Y yo te habitaba, 
Y a su vez, 
Tú también me habitabas;
Y habitándonos nos perdíamos,
Y perdiéndonos de nuevo, 
me encontrabas y te encontraba.

Y entonces, todo volvía a nacer,
En un nuevo habitar el alma;
Me tenías y te tenía,
Y no había nada más que hacer.