Bienvenido.

El alma dice lo que la boca no se atreve; y en este espacio he decidido desnudarme el alma para hablarle al amor y a lo que con él llega o deja de llegar. Amor: Hermano, amigo, rival, tirano; en estas líneas te escribo...

Visitantes

Seguidores

jueves, 27 de agosto de 2015

ENCUENTROS

Decidimos encontrarnos
así, como sin querer,
como dejándonos tomar nuevos caminos,
como dejándonos dar nuevos pasos.

Y así nos decidimos encontrar,
como escuchando las canciones de otros años;
como olvidando la razón,
como lluvia fresca de verano.

Decidimos encontrarnos,
fundirnos en un solo ser,
llenar de lunas los ocasos.

Y así, decidimos encontrar
un viento, un mar,
una luz, un puerto anhelado.

Decidimos encontrarnos
como intentando atardecer,
como anocheciéndonos los deseos,
las ganas de hacernos retrato.

Y así nos decidimos encontrar,
como dándole tregua a nuestro embargo;
como intuyéndonos el corazón,
como vistiendo de luces los párpados.

Decidimos encontrarnos
como intentando responder a una duda,
como respondiendo con besos
los quebrantos.

Y así decidimos encontrar
las ganas de amarnos
sin mirar atrás,
sin desdeñar olvidos olvidados.

Decidimos encontrarnos,
como esperando una nueva vida,
como volviendo,
como amando.

Y así nos decidimos encontrar,
como luz y obscuridad,
como verso, como luna,
como suspiro entrecortado.

Decidimos encontrarnos
así, casi sin querer,
casi como despojándonos
de dolorosos pasados.

Y así decidimos encontrar
las noches que una vez deseamos,
regalándonos el cuerpo, la faz,
la mente y el alma.

jueves, 13 de agosto de 2015

Y PENSAR (TANTO)

Y pensar que fuiste tanto,
tanto sol,
tanto amor,
tanta alegría.

Y pensar que tanto te amé,
tanto como al sol,
como al agua y al viento,
tanto como a la misma vida.

Y pensar que tanto dueles,
tanto como cortarse,
tanto como morirse,
tanto, que me desvanecía.

Y pensar que tantos sueños despertabas,
tan sólo con poner tu mirada en la mía;
tan sólo sonriéndome,
tan sólo estando en mi vida.

Y pensar que te has marchado,
tanto como para ya no estar,
tanto como para seguir estando,
tanto como para que sigas doliendo...
Tanto.

miércoles, 5 de agosto de 2015

PENSARTE

Pensarte todo el tiempo
como trayéndote a mi lado,
como abrazándote,
como aferrándome a tu costado.

Pensarte todo el tiempo,
como intentando recobrar tu cuerpo anhelado,
como besándote el intento
de besarte todo el tiempo.

Pensarte,
pensarte tanto
que no haya más
que pensarte todo el tiempo.

Pensarte,
pensarte tanto
que todo lo demás se desvanezca,
se esfume, se vaya despintando.

Pensarte todo el tiempo,
como aquella noche de amor,
como esos besos, como esos labios,
como ese calor que añoro tanto.

Pensarte todo el tiempo,
como haciéndote mi obsesión,
mi sueño, mi eterna ilusión,
mi compañía y mi remanso.

Pensarte,
pensarte, amor...

martes, 10 de marzo de 2015

HACERNOS A LA TAREA

Volvíamos a hacernos a la tarea
de olvidar aquellas noches,
como haciéndonos a la tarea de crear un mundo nuevo,
un mundo en el que sólo estemos tú y yo.

Volvíamos a hacernos a la tarea
de encontrarle ocasión al amor,
como haciéndonos a la tarea de
escribirle una nueva página a las noches que nos quedan.

Volvíamos, como haciéndonos a la tarea
de recordarnos mutuamente
que un día nos habríamos de encontrar,
como reencontrándonos
en un sueño sin final.

Volvíamos, como haciendo el intento
de alejarnos de todo el mal que algún día nos causaron,
como haciendo el intento de alejarnos de una soledad,
de hacerla desprenderse de nuestro costado.

Y en cada intento se nos daba un poco el olvidar,
poco a poco olvidando cada cantar
que nos relataba el transcurrir de los años,
ese lento caminar de un corazón que no puede dejar de amar,
aunque le rompan en pedazos.

Y en cada intento se nos daba un poco el encontrar
un nuevo intento por hacer de ese deambular
un nuevo cielo en dónde encontrarnos,
como ayudándonos a despojar al corazón de esos fantasmas
que nos atormentan al llegar el ocaso.

Volvíamos a hacernos a la tarea
de encontrarnos al llegar el amanecer,
al encontrar aquellos encuentros
que no dejaban ser algo más
que brisa de marzo;
esa que se colaba entre el despertar y el hacerse a la mar.

Volvíamos a hacernos a la labor
de encontrar otra razón para sentir amor,
para abrazarnos a un sentimiento
que nos llene el cuerpo, el alma y el intelecto de valor;
ese valor para enfrentar la realidad
tan llena de vacío y de ausencia de actuar.

Volvíamos a hacernos a la tarea
de encontrar otra razón para sentir todo eso
que algún día se nos escapó,
todo eso que un día decidimos matar,
todo eso que un día decidió marchitar en el corazón.

jueves, 5 de marzo de 2015

PREGUNTÁNDOME

Sigo preguntándome qué habría sido de los dos,
juntos,
tal como creímos siempre que iba a ser.

Sigo preguntándome si fue obra del destino
lo que nos unió por un breve momento para separarnos después
y dejar tanta cicatriz, luego.

Sigo preguntándome si pasas las noche como yo
pensando qué habría sido de los dos,
o si para este momento ya me habrás olvidado.

Sigo preguntándome en dónde quedó nuestro amor,
en dónde lo pusimos,
en dónde lo habremos guardado.

Sigo preguntándome si pensarás en mí;
si como yo sigues escribiéndole letras al pasado;
me pregunto si habrá ocasiones en que me desees sentir;
si habrá instantes de insomnio en los que algún suspiro me sea dedicado.

Y sigo preguntándome tantas cosas; cosas como si lo nuestro debió ser,
o si fue sólo nuestro hacer lo que terminó alejándonos.
Y sigo preguntándome si algún día vas a volver,
o si pasarás a ser sólo un recuerdo del pasado.

Y a veces me pregunto qué es lo que vas a ser,
si serás musa fiel,
o si terminaré haciéndote a un lado,
dándome cuenta que no vas a volver,
que como yo, te habrás convertido en una sombra,
en un fantasma, en un deseo no realizado.

Sigo preguntándome qué habrá sido de lo dos,
si hubiéramos hecho el orgullo a un lado,
si hubiéramos hecho camino para el amor.
si nuestros demonios no nos hubieran alejado.

Sigo preguntándome qué habrá sido de los dos,
si hubiéramos sido,
si nos hubiéramos quedado...